Uso de la abiraterona tras fracaso a docetaxel

Bookmark and Share
Published: 10 Jun 2013
Views: 3349
Rating:
Guardar
Dr A. Pinto-Marín

El Dr Pinto-Marín habla con ecancer en el XV Simposio de Revisiones en Cáncer, en la ciudad de Madrid, sobre el uso de abiraterona en pacientes que han fracasado en el tratamiento quimioterápico con docetaxel en cáncer de próstata.

La arbiterona es un tratamiento hormonal de segunda generación, más moderno que los tratamientos hormonales que se han utilizado anteriormente en el cáncer de próstata.
 

 

Mi presentación se llama uso de Abiraterona en pacientes que han fracasado en tratamiento quimioterápico con Docetaxel en cáncer de Próstata.  Realmente hasta hace dos años, no había nada que hubiera demostrado beneficio tras Docetaxel, ha habido allí un gap de varios años en los que realmente a estos pacientes no se les podía ofrecer nada con un respaldo sólido. Ahora mismo Abiraterona que se aprobó en el 2011 ha demostrado que en estos pacientes que son resistentes a la quimioterapia con Docetaxel aumenta supervivencia, aumenta calidad de vida, mejora el control del dolor y sin añadir la toxicidad esperable a una quimioterapia.

La Arbiterona es un tratamiento hormonal de segunda generación por decirlo así, más moderno que los tratamientos hormonales que se han utilizado anteriormente en el cáncer de Próstata y que aporta no solo el beneficio de los “end points” clínicos, sino el beneficio de que no añade toxicidad, que es muy importante en estos pacientes que ya han recibido muchos tratamientos anteriormente, que habitualmente tienen una edad avanzada como corresponde a los pacientes con cáncer de próstata, y en los que hay que tener mucho cuidado de balancear muy viene el posible beneficio del tratamiento  con la toxicidad que puede tener este.

 

 

¿Su estudio ha tenido alguna implicación médica?

 

Realmente este estudio que se llama COU-AA-301 que se realizó en 1.200 pacientes resistentes a Docetaxel ha demostrado lo que comentábamos, que la Abiraterona aumenta la supervivencia de estos pacientes sin exponerlos a un exceso de toxicidad. Entonces la Abiraterona primero por la FDA, se le dio un “priority review” por la FDA, que es lo que se da en muy contadas ocasiones porque cubre una necesidad médica que hasta entonces no estaba cubierta, con lo cual tuvo una aprobación muy rápida, y prácticamente no voy a decir a la vez, pero casi el AEM la Agencia Europea del Medicamento lo aprobó también en un sistema similar por aprobación acelerada, que realmente en los 4 años previos a Abiraterona ningún fármaco oncológico se había aprobado por este sistema de aprobación, lo que indica pues la novedad y la importancia de los datos que aporta Abiraterona en estos pacientes. Incluso organizaciones más restrictivas en la aprobación de fármacos como el “NICE” del Reino Unido ha aprobado Abiraterona en esta situación clínica, en pacientes que han progresado a Docetaxel, y realmente es el único tratamiento aprobado por el “NICE” en esta indicación. Todos son datos que refuerzan que Abiraterona ha demostrado de forma sobrada un beneficio importante, y ha impactado mucho en la práctica clínica porque realmente ahora se le puede ofrecer a los pacientes algo que antes no se les podía ofrecer porque nada había demostrado beneficio en esa situación, o sea que la implicación clínica es obvia, ha sido muy rápida desde el desarrollo porque los datos son muy sólidos.

 

¿Cómo afectara este estudio a la práctica médica?

 

Realmente este estudio que se comenta de la Abiraterona por Docetaxel ya es un estándar de tratamiento, en los países en los que está aprobado que son la mayoría de los países europeos, pues eso se ha convertido en un estándar, y es una de las opciones más empleadas en esta situación, han habido otros tratamientos que se ha aprobado también posteriormente en esta situación en pacientes resistentes a Docetaxel, pero bien sea por un coste más elevado, que lo tienen, o un perfil de toxicidad distinto porque son fármacos quimioterápicos, que asocian bajada de defensas, diarrea, toxicidad hematológica, pues realmente comparado con lo que ofrece Abiraterona, muchos de mis compañeros y yo mismo, nos inclinamos siempre que sea posible, siempre que no hay ninguna contraindicación con Abiraterona, porque es eso ofrece un beneficio comparable a otras alternativas que han demostrado también ser eficaces, pero con una toxicidad significativamente menor, y eso como hemos comentado son pacientes metástasicos, en una situación muchas veces frágil y que  la toxicidad es un parámetro tanto más importante que la supervivencia.

Abiraterona ya ha dado datos positivos en los pacientes que todavía no han recibido Docetaxel, pacientes pre-quimioterapia y esa indicación también ha sido aprobada pero hace uno o dos meses, con lo cual indica que ese mecanismo de acción novedoso de la Abiraterona, esa segunda generación de tratamientos hormonales aporta beneficios tanto en pacientes pos- Docetaxel, como en pacientes que todavía no ha recibido Docetaxel, que realmente indica que ese mecanismo de acción es eficaz a lo largo de toda la evolución de la enfermedad, por lo cual da más valor añadido al fármaco, con lo cual en la práctica clínica Abiraterona será siguiendo usada pos-Docetaxel, y probablemente un buen porcentaje de los pacientes se muevan a un uso pre-Docetaxel, a un uso pre-quimioterapia.

 

¿Qué mensaje le gustaría trasmitir a nuestra audiencia de ecancer?

Yo creo que es un poco resumir lo que ya se ha comentado, en estos pacientes hay que tener muy en cuenta la toxicidad de los tratamientos que se les ofrece, son pacientes que si hacemos caso a los ensayos su esperanza de vida está entre 15 y 18 meses, desde que se empieza este tratamiento pos-quimioterapia, entonces lo que tenemos que buscar sobre todo es mejorar su calidad de vida y controlar los síntomas que le puedan producir la enfermedad, porque por desgracia con lo que sabemos hasta ahora esta situación no es curable, tenemos que cambiar el objetivo, tenemos que cambiar la mentalidad, no siempre lo más tóxico es lo más eficaz, y esto lo estamos demostrando, pero es una mentalidad que hasta hace algunos años pues no parecía que estuviera muy clara.

Hay que tener en cuenta todos los datos de calidad de vida que tiene la Abiraterona, que se han presentado en la sesión que he dado esta mañana, tanto en control de dolor, en control de eventos óseos, en mejoría del cansancio, de la astenia, en reducción de la interferencia del dolor con la vida diaria, que realmente eso es lo que valoran los pacientes. Es un tratamiento oral, que tiene ventajas indudables  frente a tratamientos intravenosos, tanto en molestias, en pinchazos, en visitas al hospital de día, en sensación de enfermedad, en sensación de gravedad, en sensación de interferencia con su vida normal, no es lo mismo tomarse 4 pastillas por la mañana, que tener que ir cada 2 o 3 semanas a infundirse un fármaco.  Yo creo que el beneficio clínico es obvio, y allí están los datos de 1.200 pacientes incluidos en el estudio, pero también el beneficio en cuanto a no alterar la vida diaria en lo posible y en mejorar la calidad de vida, también tiene que ser tanto o más valorado que un dato de supervivencia.