Noticias

Estudian método para detección temprana de cáncer gástrico

29 Dec 2013
Estudian método para detección temprana de cáncer gástrico

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informó que un grupo de especialistas de esta casa de estudios analiza en pacientes mexicanos la progresión del cáncer gástrico, en busca de biomarcadores que permitan establecer un método de detección temprana de esta neoplasia.
En un comunicado Gonzalo Castillo Rojas, quien participa en este proyecto multidisciplinario, señaló que en México no se práctica la endoscopía en sujetos jóvenes, lo que complica la detección temprana de esa afección silente, cuya sintomatología es inespecífica.

El investigador de la Facultad de Medicina comentó que en algunos casos se presentan síntomas de dispepsia y datos clínicos de alarma, como anemia y/o vómito persistente, pérdida de peso y masa abdominal palpable.

Apuntó que eventualmente en un pequeño porcentaje de pacientes puede presentarse dispepsia (dolor gástrico, agruras, quemazón, sensación de saciedad), pero son señales inespecíficas, pues el 30% de la población general las presenta y sólo en 1 o 2% se ha encontrado cáncer gástrico tras una evaluación endoscópica.

Ante este problema de salud pública, dijo que él y sus colaboradores buscan desarrollar, con base en biomarcadores, un método más sensible y no invasivo como la endoscopía (se introduce un tubo hacia el estómago para visualizar el órgano y tomar biopsias para estudios histopatológicos) para detectarlo en etapas tempranas.

Subrayó que con los biomarcadores o marcadores biológicos (cambios medibles a nivel molecular, bioquímico o celular, que permiten localizar la presencia de la exposición al microorganismo, así como determinar las consecuencias biológicas de esta exposición) se podría detectar a los sujetos en riesgo de desarrollar cáncer.

De esta manera, se les daría un pronóstico adecuado y seguimiento médico oportuno, puntualizó Castillo Rojas.

Mencionó que la mortalidad en el mundo por ese padecimiento es de 75% de los enfermos y que en el año 2000, de 900 mil fallecieron más de la mitad.

En tanto que en México, dijo, se observa una tendencia similar, con una mortalidad cercana a 77% y estadísticas de la Secretaría de Salud registraron en 2008 5 mil 509 decesos y ese mismo año reportaron 5.2 casos ocurridos por cada 100 mil habitantes.

Lo anterior, comentó, representa la cuarta causa de muerte entre hombres y la quinta en mujeres y la proporción es de dos varones por una mujer, mientras que la mayor incidencia por edad se encuentra entre los 50 y 70 años y tiene su máxima alrededor de los 60.

Los factores de riesgo son la infección por Helicobacter pylori, bacteria Gram negativa que infecta al humano desde la infancia; el tabaquismo; la alta ingesta de sal; consumo de alimentos ahumados; obesidad y bajo consumo de frutas y verduras, entre otros, expresó.

El especialista hizo notar que en países de Asia con alta incidencia, se realiza una prueba de escrutinio para detectarlo en etapas tempranas; en Japón hay un seguimiento, vía endoscopía, desde los 20 años de edad y si se detecta, se practica una rescisión gástrica (se corta el estómago) , con lo que se logra una buena sobrevivencia.

Fuente: el universal