Noticias

La resonancia magnética puede diagnosticar casos difíciles de cáncer de ovario

5 Feb 2020

La herramienta ha producido resultados alentadores en un estudio clínico y su impacto en el manejo y los resultados de las mujeres con cáncer de ovario ahora se evaluará en un ensayo importante en 18 hospitales en el Reino Unido, incluido el Imperial College Healthcare NHS Trust.

La herramienta es capaz de distinguir entre quistes ováricos malignos y benignos con una precisión del 90 por ciento, en casos que no se pueden distinguir en la ecografía.

Fue desarrollado por investigadores dirigidos por la profesora Isabelle Thomassin-Naggara de la APHP-Sorbonne Université, con la profesora Andrea Rockall del Imperial College de Londres.

Actualmente, para investigar posibles casos de cáncer de ovario, los médicos utilizan ecografías y análisis de sangre.

Sin embargo, en una cuarta parte de los casos, estos métodos no pueden identificar con seguridad si el quiste de un paciente es benigno o maligno.

Esto lleva a investigaciones quirúrgicas, que son invasivas y conllevan riesgos, como la posible pérdida de fertilidad.

En la mayoría de los casos, las mujeres son diagnosticadas con quistes benignos.

El equipo cree que la nueva herramienta puede usarse como una prueba de clasificación para decidir si los pacientes necesitan más seguimiento o tratamiento.
También creen que los hallazgos del estudio, publicado en JAMA Network Open, podrían ayudar a estratificar a los pacientes de alto riesgo para que puedan recibir tratamiento en una etapa mucho más temprana.

La profesora Andrea Rockall, autora principal del estudio y presidenta de radiología en el Imperial College de Londres, dijo:
"El cáncer de ovario se conoce como un "asesino silencioso", ya que los casos a menudo se diagnostican en una etapa avanzada de la enfermedad. Cuando se diagnostica antes, la posibilidad de supervivencia mejora mucho. Existe una necesidad clínica de encontrar formas menos invasivas para identificar a las mujeres en riesgo de cáncer de ovario. Nuestra herramienta tiene el potencial de ayudar a clasificar a los pacientes de bajo riesgo para que puedan tener opciones de tratamiento menos invasivas, así como a identificar a los pacientes de alto riesgo para que puedan recibir tratamiento en una etapa más temprana y tengan una mejor oportunidad de supervivencia a largo plazo".

El cáncer de ovario es el sexto cáncer más común en mujeres y generalmente afecta a mujeres después de la menopausia o aquellas con antecedentes familiares de la enfermedad.

Hay 6,000 casos nuevos de cáncer de ovario al año en el Reino Unido, pero la tasa de supervivencia a largo plazo es de solo 35-40 por ciento, ya que la enfermedad a menudo se diagnostica en una etapa tardía una vez que se notan síntomas como la hinchazón.

La detección temprana de la enfermedad podría mejorar las tasas de supervivencia.

Actualmente, para investigar posibles casos de cáncer de ovario, los médicos utilizan una ecografía de la pelvis que muestra los ovarios, el útero y las estructuras circundantes.

Buscan quistes en los ovarios y si estos parecen sospechosos, las mujeres son derivadas para investigaciones adicionales.

Los médicos también usan un análisis de sangre para buscar una sustancia llamada CA125, una indicador de cáncer.

Estos métodos son efectivos para diferenciar la mayoría de los quistes benignos con aquellos que son malignos.

Sin embargo, en 20-25 por ciento de los casos, el ultrasonido no puede caracterizar con confianza si un quiste es maligno o benigno.
Cuando esto ocurre, los pacientes pueden necesitar cirugía para confirmar si el quiste es maligno o benigno.

Esto es invasivo y la mayoría resultan ser benignos.

En algunos casos, esto también puede conducir a una pérdida de fertilidad en pacientes más jóvenes.

Si se pudiera conocer la naturaleza de los quistes antes de la cirugía, los pacientes se beneficiarían potencialmente de un enfoque o seguimiento quirúrgico más limitado, lo que los salvaría de riesgos adicionales y reduciría costos innecesarios para el NHS.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron la efectividad de una herramienta llamada Imagen de resonancia magnética del sistema de datos de informes anexos ováricos (O-RADS MRI) para identificar el riesgo de malignidad en los quistes ováricos que no pudo clasificarse por ultrasonido en 1340 mujeres.

El estudio se realizó entre marzo de 2013 y marzo de 2016 en 15 centros en toda Europa, incluido el Hospital Hammersmith, parte del Imperial College Healthcare NHS Trust.

Cada paciente se sometió a un examen de resonancia magnética pélvica de rutina que buscaba características particulares en los quistes que no podían identificarse durante un examen de ultrasonido, como cambios en la estructura del tejido.

Los investigadores desarrollaron un puntaje de estratificación de riesgo que calificó los quistes según cinco categorías.

Luego, los radiólogos usaron esta herramienta para puntuar los quistes.

Se identificó un puntaje de uno a tres como sin masa o benigno y un puntaje entre cuatro y cinco se consideró de alto riesgo.

Luego, las mujeres se sometieron a la atención estándar adecuada, si se identificaron como de alto riesgo era indicada la cirugía o un seguimiento de dos años si sus quistes eran benignos.

Un equipo de radiólogos también analizó los registros médicos de los pacientes y las ecografías para comparar la herramienta.

El equipo descubrió que el sistema superó los métodos actuales y tenía una precisión del 90% en la identificación de quistes malignos y benignos.

El equipo también encontró que en los pacientes que obtuvieron un puntaje de dos o tres, el riesgo de un tumor maligno era muy bajo.

Los investigadores creen que estos pacientes pueden tomar una decisión informada, con el apoyo de sus médicos, de someterse a un enfoque mínimamente invasivo para su tratamiento, como la vigilancia y el seguimiento en lugar de la cirugía.

Fuente: Imperial College London